El evento del miércoles tiene un significado simbólico, dado que el primer desfile dedicado a la derrota de la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial se celebró en Moscú el 24 de junio de 1945. Aquí hay una serie de datos interesantes sobre este evento histórico.

Sin estandarte de victoria

El renombrado comandante militar soviético Georgy Zhukov tomó la decisión de que no habría ningún estandarte de la victoria durante el histórico desfile del 24 de junio de 1945.

Según A. Dementyev, del Museo del Ejército Soviético con sede en Moscú, quienes tenían la tarea de llevar la pancarta tenían poco tiempo para la práctica de ejercicios antes del desfile. La bandera de la victoria soviética se llevó por primera vez durante el evento del Día de la Victoria de la Segunda Guerra Mundial en 1965.

¿Quién inspeccionó el desfile?

Fue Zhukov, en lugar del entonces líder y comandante en jefe soviético Joseph Stalin, quien inspeccionó el desfile de 1945 que fue comandado por otro destacado comandante militar soviético, Konstantin Rokossovsky.

En sus memorias, Zhukov escribió, citando al hijo de Stalin, que el líder soviético había decidido no inspeccionar el desfile porque no tenía suficientes habilidades para montar.

Luchador de cuatro patas de la Segunda Guerra Mundial

Durante el evento, al destacado cinólogo soviético Alexander Mazover se le permitió no realizar un saludo a Stalin porque llevaba en sus brazos un perro pastor herido que participó en las operaciones de remoción de minas del ejército soviético en Rumania, Checoslovaquia, Hungría y Austria en el primavera de 1945.

El animal, apodado Dzhulbars, recibió la Medalla al Mérito Militar por descubrir un total de 7.468 minas y 150 proyectiles en ese momento.

El discurso de Zhukov

Además, vale la pena mencionar un papel histórico que contiene el discurso ceremonial de Zhukov durante el primer desfile del Día de la Victoria de Moscú en la Plaza Roja. Cabe destacar que en el texto se pueden encontrar marcas especiales relacionadas con las entonaciones con las que el mariscal soviético tuvo que pronunciar este discurso.